31 enero, 2009

Una de citas

"Pasaré los odiosos días que me quedan escribiendo la novela de mi vida inventada. ¿Acaso la ambición no es el último refugio del fracaso?"
Enrique Vila-Matas, Lejos de Veracruz

"¿Quién nos lo iba a decir? Mucho presumir de Proust, mucho estudiar las páginas de Joyce que cuelgan de un alambre, y la respuesta estaba en el folletín."
Roberto Bolaño, "Los mitos de Chtullu" en El Gaucho insufrible

"Otra mala noticia: cualquiera de nosotros contiene en potencia a un perdedor radical."
Javier Cercas, "El triumfador radical" en EPS 25/01/2009

"Todo el mundo lleva dentro de sí una especie de borrador, perpetuamente retocado, de la historia de su vida."
Philippe Lejeune, El pacto autobiográfico (bis)

"La vida se sigue pareciendo a Balzac."
Philippe Lejeune, El pacto autobiográfico

"- Si sigue en plan irónico, no pienso contarle mis problemas.
- Pero hace poco ha dicho que la ironía es un rasgo literario...
- Sí, pero usted no es una novela"
Enrique Vila-Matas, París no se acaba nunca, presuntamente extraído de Viajes con mi tía de Graham Greene

"D'ailleurs, c'est toujours les outres qui meurent". ("Por otra parte, siempre se mueren los otros").
Epitafio de Marcel Duchamp. Cementerio Monumental de Rouen.

"El carácter se forma los domingos por la tarde."
Ramón Eder, Ironías

NOTA: a pesar de que el Proverbia y demás páginas afines han desvirtuado mucho este tipo de posts, todas las citas que incluyo aquí son fruto de mis encuentros y desencuentros, todos casuales, con los libros que pueblan (=invaden) últimamente mi escritorio.

29 enero, 2009

Todos los cuerpos

A estas alturas de la partida, con un yo más disgregado que nunca, sólo queda realizar un supremo esfuerzo de narcisismo y reunir unos cuantos de los avatares que me han acompañado en mi vida virtual (¿y qué vida no lo es?) de un tiempo a esta parte. Algo que viene a confirmar que de disolución del cuerpo en internet rien de rien. De hecho, nos morimos por hacernos un cuerpo. Nada de almas vagando solitarias por la red. ¡Cuerpos allende los mares! La obsesión por los avatares puede ser parecida a la de la cirugía estética. Busco en google por aquí, retoque por allá... y ¡voilá! Un cuerpo nuevo, un cuerpo virtual al que no le duele la cabeza y nos representa mucho mejor que esas caderas demasiado anchas, ese rostro demasiado alargado, ese grano inoportuno y todas esas otras corporalidades tan desagradables (o no, todo depende de la mirada).
De este modo, repasando mi menguada carpeta de avatares destinados al Messenger, Faceboook, Gmail y demás andaduras virtuales, he llegado a la conclusión de que tengo una increíble tendencia a combinar un exhibicionismo descarado (véase este mismo post) con una obsesión por el ocultamiento radical. Cuestiones del sujeto moderno, dicen algunos, que cuanto más se muestra más se esconde. Manías acerca del mal gusto que supone hacerse fotos ante un espejo, afirmo yo. Desde aquí aprovecho para hacer un llamamiento: niñas del fotolog, si no tenéis tetas, operaros, no os hagáis una foto con un ángulo picado, resulta todavía más patético.
En fin, que como entre autoconstrucciones andamos, ahí va mi colección...


Figura one. La famosa Lectora de Fragonard. Actualmente ocupa la imagen de este blog, en sustición a una horrenda foto de mis pies calzando sendos horrendos calcetines. Transmutación habitual en lectora decimonónica, cuanto más folletinesca mejor (aunque el cuadro es del siglo XVIII, pero no lo sabíais hasta ahora plebeyos). En realidad, es mi estado casi habitual, pero con mangas menos abullonadas.


Figura dos. El eterno, el mítico, el polémico, el decimonónico corsé. Elemento de tortura para muchas. Medio de placer para algunas. Construcción corporal burguesa imprescindible. Que estas decimonónicas no eran tan castas como parecen. Y que conste, que lo que venden actualmente no son corsés, son corpiños, los llamen como los llamen. Un corsé auténtico ahoga, y modela una figura imposible... cual si de un avatar se tratase.


Figura trois. Aunque en realidad sí, no todo van ser delirios decimonónicos. Mi querida, amada e idolatrada Barbara Krugger (cuyas imágenes ya han protagonizado algún que otro post), cuya máxima sobre la conversión del cuerpo en un campo de batalla debería convertirse por decreto ley en una oración que presidiera todas las entradas de todas las casas habidas y por haber. Amén.


Figura cuatro. Daria Morgendorfer. La mejor serie de animación creada hasta ahora. Bueno, la mejor después de Los Simpsons, de Futurama y de Padre de Familia. Pero en ninguna de ésas aparecía una futura estudiante de literatura comparada loca por Poe tan escéptica y sarcástica como ésta. Aviso para navegantes: si alguien me consigue la serie completa (como mínimo subtitulada en español) tendrá mi amor de por vida. Al que me la consiga en catalán le entrego mi cuerpo. Al fin y al cabo, no deja de ser otro avatar.

18 enero, 2009

Si yo soy la bien pagá. Cuestiones de género en torno a la copla.

Por una vez y sin que sirva de precedente, no voy a aclarar el título con la teoría. Ahí queda el vídeo y el porqué esta mujer me ha solucionado uno de los trabajos del máster.

06 enero, 2009

Entrevista con Benito Pérez Galdós (sólo apta para frikilólogos)

Ayer, mientras le daba los últimos retoques al trabajo sobre La Desheredada, Benito Pérez Galdós se me apareció de repente. Iba vestido a lo decimonónico y lo que más me sorprendió de él fue su acento canario. Evidentemente, aproveché la ocación para entrevistarle. Un tipo majo, ciertamente...

- ¿Don Benito, por qué se me ha aparecido usted a mí?
- Eres la elegida para llevar a cabo mi proyecto. Tú revelarás al mundo el verdadero sentido de mi obra.
-¿En serio?
- ¡Claro que no! Pero tú eres la que más ha tecleado mi nombre en Google durante la última semana. El espiritismo ya no es lo que era, desde luego.
- ¿Se imaginaba usted la enorme repercusión que tendría su obra en la historia de la literatura?
- Algo me olí cuando a mi entierron asistieron treinta mil personas. Lo que no llegué nunca a imaginarme es que acabaran colocando mi cama en un museo. ¡Qué mal gusto por Dios! ¿Por qué no exhiben también el orinal?
- No lo habrán encontrado, pero no de usted ideas. Tengo que preguntarle sobre algo que al mundo de la crítica le tiene muy inquieto. ¿Qué ocurrió exactamente entre usted y Emilia Pardo Bazán?
- ¡Ah! Eso. Una gran mujer la Pardo. En todos los sentidos. Un poco puta, eso sí.
-¿Don Benito, cómo es el más allá?
- El más allá no sé, yo te cuento cómo es el infierno.
- ¿Estad usted en el infierno? ¡No me lo puedo creer!
- Nunca fui amigo de los curas. También está Clarín. Eso de escribir La Regenta se ve que fue pecado mortal. En cambio la gorda debe andar en el cielo. Fijo que untó a alguien. Y también el meapilas de Cervantes. Pero con Emile Zola tenemos charlas interesantes.
-Vaya, es toda una revelación. ¿Qué opina del interés crítico que ha despertado su obra?
-Opino que hay opiniones para todos los gustos, mientras a ninguno se le ocurra ir a abrir el sepulcro para analizarme el ADN. Eso sí, alguna vez he ido a echar un vistazo a algún congreso sobre mí y es que me descojono. Tenéis un humor muy curioso en este siglo.
- ¿Algún mensaje para los cientos de eruditos que estudian su vida y obra?
- Sí. Dejadme en paz de una vez.

Lo dicho, un tipo majo.