23 marzo, 2012

Auca de la tisis

A mí en el colegio, además de enseñarme las comarcas catalanas, els rius de Catalunya y a hacer castells humanos en clase de educación física, me dijeron que las aucas era una tradición molt nostra. Que una especie de cómic en verso cutre se configure en tradición nacional a mí no me genera el mismo orgullo que por el ejemplo el pan con tomate, pero qué le vamos a hacer, nosotros somos así, muy franceses acomplejados, con un chovinismo particular. Sin embargo, mi total desprecio por las aucas como expresión artística catalana se ha visto alterada al encontrarme esta maravilla (clicar en la imagen para ampliar):


Quitando que últimamente tengo un morboso interés en la historia de la tuberculosis, que en realidad es muy poco morbosa y muy divertida, el auca no tiene desperdicio ninguno, y merecía ser compartida con el universo como muestra impagable de la relaciones entre enfermedad y publicidad, o de la conversión de una patología en un icono cultural. Entre otras cuestiones que, de contarlas, les aburrirían profundamente. 

PS.: sé qué últimamente tiro demasiado de imágenes para actualizar el blog. Todos sabemos que en el fondo son más divertidas que mis sabias palabras.

No hay comentarios: