15 mayo, 2010

Cátedra de estudios aberrantes

 
Situada en un enclave privilegiado, la Cátedra de Estudios Aberrantes ofrece un espacio único para aquellos investigadores que, hartos de la estrechez de miras de la academia o huidos de la justicia por prender fuego a alguna institución pública, deseen un lugar tranquilo e higiénico para llevar a cabo una investigación.
 En la imagen superior, mi Guía Espiritual en una de sus habituales sesiones 
en la Cátedra ante un grupo de jóvenes e impresionadas acólitas.
 
Su localización exclusiva la convierte en un espacio ideal para realizar todo tipo de proyectos. En pleno parque de Collserola, el antiguo sanatorio de tuberculosos se erige como una joya arquitectónica construida siguiendo los estrictos principios que dominaban el siglo pasado: higiene y disciplina. Los distintos miembros de la Cátedra podrán gozar de la injustamente denostada higiene finisecular en sus propias carnes, empleando sus cuerpos para llevar a cabo un ejercicio de investigación histórica en toda regla. En un futuro, la Cátedra plantea añadir a esta experiencia el uso del bromuro, el mercurio o las duchas frías, a fin de mantener un espíritu acorde con el lugar en el que desarrolla sus actividades.

Uno de los investigadores de la Cátedra, 
en un momento de distensión del duro trabajo diario.
 
El programa de la Cátedra de Estudios Aberrantes se basa en la interdisciplinariedad radical y obligatoria y parte de sencilla premisa de que el mundo dejó de ser interesante después de 1912. Cualquier investigación que se presente deberá seguir, como mínimo, una de esas dos proposiciones. Estos puntos de partida han permitido crear un ambicioso programa cuyas líneas de investigación generales se especifican a continuación.

- Curvas intelectuales: el traje académico contemporáneo.  Partimos del concepto de que el cuerpo de la mujer académica ha devenido en los últimos años un grado cero, un punto ciego del discurso contemporáneo sobre la moda en el que los pantalones de pinza se revelan como un lugar discursivo neutro. El objetivo de este seminario es demostrar como la academia crea uniformes, desarticulando el concepto de comodidad y elevando a la enésima potencia la noción de superficialidad. Porque no sólo las chonis poligoneras merecen la atención de los estudios culturales.

- Vestidos decorosos (I): el corsé. Con ánimo de enervar los espíritus del feminismo más folclórico, este seminario introductorio pretende enseñar las claves básicas del buen vestir, así como realizar un primer acercamiento a las nociones de decoro y etiqueta. Partimos de un presupuesto sencillo: un corsé  convierte a cualquiera en mejor persona. 

- Vestidos decorosos (II): pasión erótica por las telas de mujer. Lectura obligatoria de toda la la obra de Gatian de Clerambault. Para superar este curso es obligatorio recitar de memoria uno de los relatos  histéricos incluidos en Pasión erótica por las telas la mujer (1908).

- Lecciones de los lunes. Siguiendo la estela dejada por Charcot en la Salpêtrière,  todos los lunes se dedicarán al estudio de la histeria. Incluye terapia de grupo en la que los investigadores podrán ladrar y berrear todas sus quejas.

- Instrucción militar básica. La Cátedra apuesta por una interdisciplinariedad radical que, habida cuenta de cómo está el patio, considera imprescindible formar a sus miembros en actos tan necesarios como lanzamiento de granadas, montaje de fusiles y manejo elemental de lanzallamas. En este seminario se incluye una formación complementaria que incluye el despiece de extremidades con motosierra y el vandalismo contra instituciones públicas de primer nivel.

- Yo también soy un ángel: macramé, ganchillo, restauración de muebles y jardinería. Asumiendo que los miembros de la Cátedra de Estudios Aberrantes jamás podrán desarrollar una carrera académica, el centro ofrece nociones elementales para convertirse en un ángel del hogar. Partimos de la idea de que, quizá, encerrarse en una casa a plantar bulbos tampoco está tan mal. Las clases se estructuran en tres bloques. 1. Costura fina. 2. Restauración de mobiliario antiguo, con especial énfasis en la eliminación de carcoma. 3. Jardinería finisecular: el fascinante mundo de los lirios.

- Diseño y construcción de autómatas. Todo miembro de la Cátedra es un investigador serio. Y todo investigador serio lleva en su interior un positivista loco. Como toda persona de ciencia, los alumnos aprenderán a realizar sus propias creaciones, con el pedagógico objetivo de demostrar que la naturaleza es muy mejorable. La Cátedra no se responsabiliza de los autómatas vueltos contra sus creadores. La muerte de éstos a manos de autómatas irritados es responsabilidad exclusiva de los alumnos.


NOTA FINAL: La Cátedra de Estudios Aberrantes mantiene unas normas internas sobre el vestir algo estrictas. Desengañadas sus fundadoras sobre la noción de democracia, se decidió imponer una dictadura radical en este aspecto que, si bien atenta contra ciertas premisas contemporáneas, es un favor al buen gusto. Por ello, los investigadores del centro están obligados a vestir dentro de sus dependencias chaqué, deshabillé o corsé. Los miembros que incumplan esta norma serán entregados como alimento a los gatos del lugar de forma fulminante.

5 comentarios:

"La decimonónica" dijo...

Estimadas fundadoras:

La abajo firmante, se presenta candidata para formar parte del centro. Mis aspiraciones vitales van en la misma línea que vuestras mercedes proponen (mi máxima en la vida siempre ha sido "Con la calceta, esto no pasaba"). Desde mi más decimonónica prepotencia sé que puedo ser la primera de la clase en alguna de las asignaturas impartidas, de hecho siguiendo la línea de las grandes mujeres de nuestro siglo, yo misma podría impartir las clases. Asimismo, me gustaría felicitarlas por las propuestas indumentarias que se exigen para formar parte del Centro. Sin lugar a dudas, un corsé hace mejor persona a cualquiera.
Quedo a la esperaba de su respuesta.
Mi más sincero agradecimiento por tan colosal propuesta. En esto mundo prosaico, hace falta tales Instituciones.
Siempre vuestra,

La Decimonónica
(miembra honorífica de "Las histéricas somos lo más")

Alba dijo...

Con una solicitud tan decorosa, será imposible no aceptarla en nuestras filas, querida.

Yo dijo...

Yo no soy muy estudioso, pero con temarios como:
- "Porque no sólo las chonis poligoneras merecen la atención de los estudios culturales."
- "En este seminario se incluye una formación complementaria que incluye el despiece de extremidades con motosierra y el vandalismo contra instituciones públicas de primer nivel."

Me gustaría presentar mi candidatura a conserje o "best boy" con posibilidad de asistencia presencial en algunas de las clases impartidas (siempre quise aprender calceta).

Alba dijo...

¡Best boy! ¡La multitud clama por nombrarte Best boooooy! Además, siempre necesitaremos a alguien que sepa bricolaje variado.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Alba: sólo quiero decirte que en el post que he colgado esta tarde en mi bitácora TRANSEÚNTE EN POS DEL NORTE te de dejado una pequeña sorpresa.
Un saludo cordial.