10 enero, 2008


Pues eso...


(Imagen: Barbara Kruger, a la que tengo que dedicarle un post específico un día de estos)
A pesar de que por estas fechas la felicidad suele embriagarme debido al fin de la Navidad, me veo obligada a dejar tanta alegría para redactar memorias, presentar reseñas y preparar exposiciones orales. La sombra negra de todo estudiante, los exámenes, están a la vuelta de la esquina, por muchas ganas que tenga de disfrutar tranquilamente de los regalos navideños. Sobre todo del tuyo. Es probable que de aquí al ocho de febrero mis posts sean bastante parecidos a éste. Que nadie se preocupe. Por estas épocas, aunque parezca que estemos al borde del suicidio, los estudiantes tenemos cierta tendencia al drama trágico Procuraré no pasarme.