22 julio, 2008

A la moda con Galdós

Llega un momento en la vida de todo licenciado en el que toca hacer las maletas y viajar hasta Las Palmas de Gran Canaria para ir a hablar sobre Galdós y la moda del siglo XIX a un encuentro de jóvenes investigadores. Ese momento me llegó hace un par de días, en forma de un mail en el que me llamaban "doña Alba" y aceptaban nuestra propuesta. Digo "nuestra" porque el proyecto lo planeamos entre dos. Isa y yo fuimos compañeras de piso en Salamanca y compañeras de penas y alegrías en la carerra. También compartimos, siendo muy eufemística, alguna que otra borrachera -es lo que tiene Salamanca- y más de una resaca. Aunque, en realidad, el resumen lo gestó Isa contando con mi apoyo psicológico y telefónico. Yo había huido a Tossa de Mar y me encontraba desarrollando el noble arte del no hacer nada frente al mar. Suerte de la era de la comunicación.
Pero a quien realmente tenemos que agradecer la posibilidad de volver morenas en noviembre es a nuestra querida Montse Amores, una profesora que ha logrado reconciliarnos con la literatura (especifico, con la literatura que se enseña en la UAB) y quizá un poquito incluso con la propia Autónoma. Porque muchas mujeres saben quién es Jean-Paul Gaultier. Otras, muchas menos, saben quién fue Jules de Gaultier. Pero ella es la única capaz de dar una clase confundiéndolos.
Nuestra idea es sencilla: ¿Estaba Galdós a la moda? ¿Reflejaba lo que se llevaba, en sus novelas? Acotando esa búsqueda a las novelas de Tormento y La de Bringas, queremos saber si Galdós vestía a sus personajes femeninos según dictaban los cánones del momento. Si cometía anacronismos, por ejemplo, vistiendo a la Amparo de Tormento a la moda de los años '80, momento de escritura de la novela, o se ajustaba a las modas de antes de la Revolución del '68, contexto en el que transcurren los hechos. Pero para ello necesitamos ponernos al día en moda de hace ciento cincuenta años. Isa y yo vamos a empezar un viaje por un mundo de lazos de raso, terciopelos, bullones, figurines, canesús, mantillas... a través de la indagación en las revistas femeninas de la época. Yo que escandalizo a Isa combinando marrón y negro sin pudor y el término "corte al bies" me suena a alta ingeniería. No me he leído el Cosmopolitan en la vida, pero me leeré El pensil del bello sexo. Lo que hace una para ponerse morena en noviembre. Y que viva Jean-Paul Gaultier.

3 comentarios:

versando sin tergi dijo...

Míralas ellas... Qué bien que estarán en el mundo académico... Ayer me encontré a Meri... Y me comentó la mierda esta de tu beca. ¡Vaya putada! Pero en fin, q haya suerte... Yo claudico de la filología y buscaré otras opciones y en la UB... Jujujujuju... A ver si encuentro algo a lo q me guste dedicarme pq lo q es la filología no me tira... Cosa q ya sabemos desde hace años; lo q no sabíamos era q la docencia tampoco me iba a gustar. En fin, así no me apalanco, q tampoco está mal un poco de aventura. Un besaso, perra y disfruta del verano. Espero q nos vayamos viendo los jetos.

Alba dijo...

Efectivamente, la mierda esa de la beca que difícilmente me darán. Así que no sé si estaremos tan bien en el mundo académico. Ya sabes que la UAB es un entorno hostil...
Suerte con tus aventuras en la UB. Nos vemos pronto.

Isabel dijo...

Sííííí! Esas que viajan a Las Palmas somos nosotras. Bien merecido lo tenemos que este maravilloso agosto lleno de trabajos creativos, amenos y que nos reportan tantos beneficios económicos (qué maravilloso el mundo del pluriempleo) tenga su recompensa en noviembre. Qué decir de esa mujer que hacer honor a su apellido, de esa mujer que nos comparaba "coletillas" con "rabos de toro", que confundía personajes con la misma facilidad con la que nos hipnotizaba leyendo, con esa mujer que nos ha dado la pasarela (guiño al ávido lector) hacia Las Palmas. Qué grande la Amores.
A ti Alba, compañera de fatigas (en el campo laboral, intelectual y borrachil salmantino), eres el descubrimiento de la carrera!! y ahora, después de una año viviendo juntas, nos vamos de compras por el siglo XIX de la mano de Rosalía de Castro (ay! Amores, todo se pega)... de Pipaón. Seremos las TOP de Las Palmas (por cierto el modelito de la comunicación correo de mi cuenta). Que Galdós y el Bello Sexo ilumine nuestro camino y guíe nuestro rumbo. Nosotras nos vemos y hablamos tanto como podamos.

Isa, "La de Bringas"