02 octubre, 2007

Primer día de clase

Primer día de clase. Bolis, agenda, carpeta y una lista de lecturas obligatorias escalofriante y apasionante a la vez. Primer día también en que se paran las clases por la asamblea. Primer día de tren. Primer día de volver a ver a mis compañeras de piso y de vida en Salamanca. Y de acordarnos de Anaya. Presentaciones, programas de asignaturas, conferencias. Los repelentes de siempre, que a pesar de ello tardan lo mismo que yo en acabar la carrera. Repelentes nuevos. Amigos viejos. Profesores más viejos todavía. Bar nuevo, impecable y más amplio, pero con las mismas colas, menos humo y poco encanto. Realismo decimonónico.
De postre, me quedo con la frase que hoy ha pronunciado un escritor mexicano que ha venido a dar una conferencia: "Cuando mi hijo ve una rosquilla, inmediatamente grita ¡Homer Simpson! Eso es posmodernidad."

1 comentario:

karl dijo...

Y eso que Homer es Homero...