27 agosto, 2007

¡Salamanca returns!

No tenemos todavía billetes, ni alojamiento, ni maldita idea de qué vamos a sentir cuando pisemos otra vez la Plaza Mayor (va ser un auténtico experimento emocional) pero hemos conseguido lo más importante: fiesta en el trabajo. Eso significa que la expedición catalana se vuelve a largar (esta vez sólo por unos días) a una Salamanca que ya conoce y echa de menos. Por esto sí deberían preocuparse algunos, y no por los papeles, porque los catalanes vamos a quemar Salamanca el fin de semana del siete de septiembre. Aprovechando un puente tan nacional como es el del once de septiembre (para el resto del mundo caída de las Torres Gemelas, para nosostros la diada), hemos logrado hacer coincidir a unos cuantos Sénecas que recalaron con nosotras en la Facultad de Filología el año pasado. Algunos están allí porque tienen exámenes de recuperación, otros más afortunados -entre los que me incluyo- vamos por el simple placer de volver a pisar esas calles, porque el pasado junio nos prometimos volver, como el tango pero sin la frente marchita. Y nos gusta cumplir nuestras promesas.


3 comentarios:

carlos dijo...

enhorabona!

Darco dijo...

...además llegáis en plenas fiestas...

:)

Alba dijo...

¡Es verdad que son fiestas! ¡Ya no me acordaba! ¡Qué peligro!